EL NOTARIO EN LA SOCIEDAD MODERNA

Más seguridad y menos coste. La mayor seguridad y menor coste del sistema jurídico romano germánico ha adquirido tal fuerza expansiva que hoy está implantado en 80 países y cubre el 60% de la población mundial, el 80% en Europa.

La actuación notarial es eficiente y económica

El notario es un profesional activo y completo del acto jurídico. Asesora al cliente, recoge la voluntad de las partes, ajusta el acto a la legalidad, redacta y autoriza el documento.

El arancel del notario responde al conste total del servicio (retribución, personal, oficinas, etc.) y está fijado por la Autoridad pública. El arancel es una parte pequeña del coste total de la mayoría de los actos jurídicos, que están gravados en general por impuestos y tributos estatales.

El notario sólo puede actuar en la jurisdicción que le asigna la Ley donde tiene abierto su despacho, pero puede redactar y firmar los documentos que se refieran a personas o bienes, cualquiera que sea el lugar en que residan o radiquen. El notario está obligado a prestar su ministerio, lo que no puede rehusar sin justa causa.

El asesoramiento del notario, para la calidad y en el marco del documento público requerido, es gratuito. El asesoramiento del notario no se limita sólo al cliente que haya requerido sus servicios profesionales. Está obligado a ser imparcial, a velar por la equidad de los contratos, a buscar el equilibrio entre las partes y sobre todo garantizar la conformidad del documento con la ley. Esta última cualidad fundamental del documento público notarial reduce considerablemente el litigio postcontractual, que en cambio, es sumamente elevado en el área del Commonlaw, como por ejemplo en los Estados Unidos, donde el costo total de acceso a la justicia asciende al 2.5 % (mientras en los países de derecho civil, éste representa un 0,5 % del PIB en Japón hasta un máximo de 1,4% en Bélgica)

El servicio notarial vale más de lo que cuesta.

Por las especiales características del servicio público encomendado a los notarios, siempre se ha considerado más razonable establecer su retribución por arancel fijo, determinado por los órganos del Gobierno. Un sistema de precios libres induciría una merma en la calidad del servicio y trastocaría el sistema de fe pública, con lo que resultaría afectado el valor constitucional de la seguridad jurídica. Así, en la casi totalidad de los países, los notarios son retribuidos por arancel fijado por los Gobiernos nacionales.

Tan consustancial es el sistema notarial que el propio Parlamento de Estrasburgo recogía el mecanismo de arancel fijo entre las características del Notariado.

Favorable relación Coste/Resultados. En la notaría, la firma del acto, que a veces es lo único que presencian los usuarios, no es sino el resultado final de un trabajo largo, complejo, minucioso y delicado. Se ha demostrado empíricamente que el coste del arancel notarial es muy inferior a los costes y daños sociales y económicos que se evitan por la intervención del notario. Acudir al notario es prácticamente el único medio de que disponen los sectores modestos de la población para tener, a coste prefijado, un asesoramiento que incluye la formalización del negocio, y que no es inferior en calidad al asesoramiento de que disponen las grandes compañías con las que contratan.

La eficiencia de las notarías

El rigor profesional y la vocación de excelencia

Esto es, a la nueva situación de construcción del mundo, apertura y globalización de mercados, e internacionalización de los actos jurídicos, en un contexto de nuevas tecnologías definido por la convergencia de las telecomunicaciones y la informática, a fin de mantener las condiciones de legalidad y seguridad de la escritura pública en este nuevo marco.

Intranet. Aunque existen en el mercado redes de uso público, por razones de seguridad y confidencialidad el Notariado ha puesto en marcha en cada país una Intranet corporativa, de uso exclusivo, mediante servidores gestionados por los propios notarios. La red puede ser utilizada como sistema de correo electrónico interno, para conectarse con la Administración pública, para comunicaciones oficiales entre notarios y con los Colegios, para intercambio de información, traducción simultánea de documentos e incluso foro de debates para actualización de conocimientos.

Conexión con los registros. Las notarías están conectadas telemáticamente con los Registros de la Propiedad y Mercantiles.

Así, el notario, antes de autorizar una transmisión de compraventa de un inmueble, puede verificar en tiempo real la situación jurídica y sucesivamente puede hacer que la escritura sea oponible erga omnes a través de la comunicación correspondiente al Registro de la Propiedad.

Del mismo modo, gracias a la conexión telemática con el Registro Mercantil, una sociedad puede ser operativa dentro de las “24 horas del otorgamiento de la escritura pública de su constitución”.

FUENTE: http://uinl.net/notariado_mundo.asp?idioma=esp&submenu=MISSIONNOT